martes, 6 de diciembre de 2016

Adviento 2016 (3): Bienaventuranzas de Adviento.


Felices quienes siguen confiando, a pesar de que hay mil razones para desconfiar.
Felices los que con su vida y trabajo allanan los caminos torcidos y buscan la paz y facilitan hacer las paces.
Felices los que trabajan por hacer de esta tierra una convivencia que sea «un cielo».
Felices los que perforan el silencio y saben escuchar los gemidos de los hombres y las mujeres de hoy.
Felices los que acallan y callan y en el silencio encuentran la Palabra de Dios en las palabras y situaciones que la gente vive.
Felices los que en la escucha encuentran la palabra que es profecía, denuncia, grito de los que no tienen palabra.
Felices los que no solo rellenan los baches sino que roturan y trazan caminos nuevos para que transiten los descaminados.
Felices los que en el frío dan calor; los que en la noche ponen luz; los que en la soledad son compañía; los que salen de su ensimismamiento y acampan, como Dios, aliado de los heridos, malheridos y marginados.
Felices los que sueñan, como nuestro Dios sueña, un mundo mejor.
Felices los que han encontrado a Dios y se convierten en camino para que otros vayan a Dios.
Felices los que viven guardando lo que no entienden y esperan en Dios para entenderlo todo.
Felices los que no se desaniman porque saben que la tierra está habitada por Dios y su fuerza es más fuerte que el mal.

Juan Jáuregui

lunes, 28 de noviembre de 2016

Adviento 2016 (2)



Al rezar el Ángelus del Primer Domingo de Adviento, ante miles de fieles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco explicó que con el comienzo de un nuevo año litúrgico iniciamos, como pueblo de Dios, un nuevo camino de fe. Y afirmó que este tiempo es sumamente sugestivo, porque anuncia la visita del Señor a la humanidad.

«Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Hoy en la Iglesia comienza un nuevo año litúrgico, es decir un nuevo camino de fe del pueblo de Dios. Y como siempre, comenzamos con el Adviento. La página del Evangelio (Cfr. Mt 24, 37-44) nos introduce en uno de los temas más sugestivos del tiempo de Adviento: la visita del Señor a la humanidad.

La primera visita – sabemos – se produjo con la Encarnación, el nacimiento de Jesús en la gruta de Belén; la segunda acontece en el presente: el Señor nos visita continuamente, cada día, camina a nuestro lado y es una presencia de consolación; en fin, se producirá la tercera, la última visita, que profesamos cada vez que rezamos el Credo: “De nuevo vendrá en la gloria para juzgar a los vivos y a los muertos”.

El Señor nos habla hoy de esta última visita suya, la que se producirá al final de los tiempos, y nos dice dónde llegará nuestro camino. 
[...]

En este tiempo de Adviento, estamos llamados a ampliar el horizonte de nuestro corazón, a dejarnos sorprender por la vida que se presenta cada día con sus novedades. Para hacer esto es necesario aprender a no depender de nuestras seguridades, de nuestros esquemas afianzados, porque el Señor viene en la hora en que no lo imaginamos. Viene para introducirnos en una dimensión más bella y más grande.

Que la Madre, Virgen del Adviento, nos ayude a no considerarnos propietarios de nuestra vida, a no hacer resistencia cuando el Señor viene para cambiarla, sino a estar preparados para dejarnos visitar por Él, huésped esperado y grato incluso si cambia nuestros planes.»

domingo, 27 de noviembre de 2016

Adviento 2016


Una vez más Señor,
nos disponemos a prepararnos
para celebrar tu venida entre nosotros, 

la venida del Mesías, la venida del Salvador.

¿Lo seguimos necesitando?
¿De qué tenemos que ser salvados? 

¿No sería más honesto confesar lisa y llanamente
que lo que no está en nuestras manos nadie lo va a resolver?

Y a lo mejor esto no es malo del todo. 
A lo mejor tú quieres que nos acerquemos a ti por amor,
y no sólo por necesidad.


A nosotros, Señor, 
nos gusta sentirnos necesarios, 
y que lo sepa todo el mundo. 
Tu juego parece ser otro. 
Ayúdanos a comprenderlo. 

viernes, 11 de noviembre de 2016

Reunión del grupo de PJG-Cataluña


El grupo de PJG de Cataluña se reunió para presentar el calendario del curso y progrmar las próximas actividades a nivel local.

La tarde del pasado domingo, una buena representación del grupo de jóvenes se reunió en las instalaciones del Colegio Sant Gabriel de Sant Adrià de Besòs. Los asistentes compartieron sus impresiones sobre el último campamento. Todos valoraron muy positivamente la experiencia y su predisposición a continuar participando en sucesivas ediciones.

Los miembros del grupo de PJG-Cataluña provienen de Barcelona, Ripollet, Sant Adrià de Besòs, Torroella de Montgrí y Viladecans.

Se presentó el calendario del presente curso y alguna propuesta novedosa, que se irá incorporando próximamente al conjunto de actividades de la Pastoral Juvenil Gabrielista. La reunión estuvo amenizada con una rica merienda, a la que también se apuntó Pablo -el miembro más joven del grupo-, con su habitual simpatía.

El próximo encuentro tendrá lugar en torno a la fiesta de la Inmaculada, en plena naturaleza.